Soy profesional. Y si, estoy desgastado... (Luis G. Pagán Miranda. MSW, DSW (cc)


Ciertamente, la nueva realidad traída por el Covid-19 ha provocado múltiples malestares en los profesionales y en los servidores público del país. Esto debido a que somos los profesionales y/o servidores públicos los que actualmente nos encontramos manejando en primera fila de defensa la propagación del virus.

Desde antes de suceder la propagación del Covid-19, se venía observando en los profesionales un alto grado de fatiga provocado por las altas demandas de trabajo o por el continuo contacto directo al sufrimiento de sus participantes o pacientes.




Un estudio realizado por el Centro NOAC en Guayama a 135 profesionales del área sur y sur este de Puerto Rico, reveló que estos habían desarrollado síntomas de ansiedad, tristeza, un sentido de incapacidad por llenar las expectativas de la empresa, sentido de coraje y desconcentración. Muchos de estos, indicaron que revivían con gran carga emocional las situaciones de sus pacientes, participantes o estudiantes y otros indicaron que habían experimentado cansancio físico sin aparente razón.


Los enfermeros, médicos, terapeutas, trabajadores sociales, psicólogos, maestros, coordinadores de servicios, policías, entre otros compiten con la falta de facilidades adecuadas para trabajar durante la crisis. Se pueden destacar las pobres condiciones salariales, horarios de trabajos agobiantes, trabajos financieramente inestables, ambientes laborales riesgosos, factores de supervisión y clima laboral y falta de apreciación a la labores realizada.

Estos, son solo algunos de los retos que los profesionales deben superar y los agravantes para el desarrollo de un malestar psicosocial o desgaste emocional.




El desgaste desarrollado por los profesionales que se encuentran en constante sufrimiento de sus participantes y grandes exigencias laborales es nombrado por la literatura como el Síndrome de Quemazón (BurnOut) y el Síndrome Desgaste por Empatía (SDPE en adelante).

✅ El BurnOut es desarrollado por el personal que labora y se encuentra desgastado por las altas exigencias o condiciones encontradas en su trabajo.


✅ El SDPE es definido como el malestar sufrido por profesionales o trabajadores involucrados en el manejo de situaciones altamente estresantes, emocionalmente demandantes y/o traumatizantes (trabajo con pacientes terminales, con víctimas de violencia y/o abuso, con afectados por catástrofes y con personas en situaciones límite).



A continuación, se observa un gráfico donde se pueden observar las diferencias entre estos dos malestares presentados por nuestros profesionales.


Ambos son síndromes presentados por nuestros profesionales desde mucho antes de la crisis del Covid-19. Esta crisis solo ha acentuado o acentuará la necesidad de prestar atención al malestar mostrado por nuestros profesionales y servidores públicos”.
Expresa Luis Pagán Miranda. Candidato Doctoral del programa de Trabajo Social Clínico de la Interamericana Recinto Metro.

Esto, nos arroja una alarma que tanto las agencias o plataformas contratadoras de este personal como los mismos profesionales deben tomar en cuenta.





Existen diversas estrategias que deben ser tomadas tanto a nivel organizacional como por los mismos profesionales para la prevención de estos síndromes.

“HAY QUE HACER UNA MIRADA A LA SALUD DE NUESTROS PROFESIONALES.


ESTOS, POCAS VECES ENCUENTRAN UN ESPACIO SEGURO DONDE VENTILAR SU MALESTAR”.


En el siguiente gráfico, muestro estrategias que los profesionales que poseen síntomas del BurnOut y Desgaste por Empatía pueden practicar.


Para mas Información acerca del Programa de Prevención del BurnOut y Desgaste por Empatía puede visitar a la página del Centro NOAC accediendo al siguiente enlace:

https://mk3783.wixsite.com/centronoac



462 vistas0 comentarios

+17873417176

Commerce Plaza, Suite 302, Guayama, P.R.

  • Facebook
  • Instagram

©2020 por Centro NOAC. Creada con Wix.com

  • Facebook
  • Instagram